Semana de tres

… o cuatro si contamos que Inés vale doble 😉

Este año, Nerea vino en la tercera semana de julio cuando yo iniciaba las vacaciones. Debido a esta circunstancia pude atenderlos directamente las 24h sin delegarlos en actividades ni campamentos durante las horas de trabajo.

Como las imágenes valen más que mil palabras os pongo unas cuantas fotos de las cosas que hicimos que básicamente se reducen a las típicas de verano: parque, piscina, paseos por las actividades veraniegas de la ciudad y recados 🙂 y con un tiempo atípico de Coruña: con sol!!! 😉

 

Ya veis que se lo pasaron pipa. Como novedad este año, Inés participó un poco más en las actividades con ellos y pasó algo novedoso también en Inés: tuvo celos de Nerea. O eso creo porque fue una semana en la que no me dejó ni a sol ni sombra cuando es más normal que sea yo la que ande detrás de ella por ser «pasota» 😛

Y la siguiente entrega será un pequeño resumen de nuestro viaje de agosto… buf… voy con retraso. Me saltaré el mes de septiembre que se puede resumir con un «vuelta a la rutina» y ya estamos en octubre donde ya ha vuelto a surgir muuuucho que contar.