Las vacaciones de 2011

Como todos los años, desde que comenzamos a trabajar, hemos ido de vacaciones en octubre. Este año han sido unas vacaciones atípicas por un par de motivos:

1) Aunque me las firmaron en el trabajo no disponía de toda la bendición para irme (motivos ocultos que prefiero ni recordar) y eso siempre remuerde algo en la conciencia… aunque rápido se pasa cuando ves disfrutar a la familia 😀

2) Celebrábamos 10 años de casados (ya es una fecha que hay que celebrar: 10 años aguantando a alguien no lo consigue cualquiera) 😉

3) Fueron después de un año _muy_ duro. La oposición me ha supuesto un gran desgaste. Hasta el 30 de junio que he tenido el último examen ha sido un año realmente de sacrificio personal (que tampoco quiero recordar) aunque tengo que decir que he tenido premio. Y sí, no me olvido, habrá celebraciones… pero cuando salgan las definitivas y/o tome posesión 😉

Y después de este rollo aún estaréis preguntando cómo y a dónde han sido las vacaciones, pues lo voy a resumir en 2 viajes:

1) Disneyland París

Este fue el regalo a los enanos. Aunque el año haya sido duro para mi seguro que para ellos tampoco ha sido fácil: les ha faltado su mamá. Así que ya por carnavales contratamos este viaje de 5 días de recompensa e independientemente del resultado, claro.

La sorpresa de este viaje es que Inés se lo ha pasado genial. Héctor también, por supuesto,… pero con eso ya contábamos. El viaje fue organizado pensando en Héctor porque Inés no se entera ni creo que lo llegue a recordar… y teníais que verla: riendo y disfrutando en todas las atracciones, y como se agarraba a las barras protectoras para no bajar cuando se acababa el viaje 😛

Comentar a modo anecdótico y para que veáis las injusticias de este mundo que la discapacidad de Inés en cuanto a la diferencia que presenta entre edad cronológica y mental se aplica siempre a beneficio de la banca. Por ejemplo, como cronológicamente tiene más de 4 años hemos tenido que pagar su billete de avión completo pero para que fuesen las chaquetas porque no se aguantaba en el asiento y tuvimos que llevarla con el accesorio de los bebés. La entrada en el parque igual aunque no tenga las medidas ni el sentidiño de una niña de 4 años… y lo más sangrante: las comidas. A pesar de que no come sólido le ponían la pulsera para entrar en el restaurante aunque no probaba bocado y como en la cena toma leche y no entraba en el buffet nos la cobraban aparte. La suerte es que nos fuimos con la promoción de comidas y cenas gratis… pero el detalle es el detalle.

Ahora os dejo unas cuantas fotos para certificar mi historia del viaje 🙂

 

2) Riviera Maya

Estas ya fueron nuestras vacaciones vacaciones y sin niños. Fuimos hasta México (Riviera Maya) a celebrar nuestro 10º aniversario de bodas. Nos lo hemos pasado muy bien y eran unas vacaciones que necesitábamos «de descanso». Fue una semana de «tumbonig» y baños en el Caribe y comiendo y bebiendo «a discreción» 😉

Y al igual que antes os dejo las fotos que certifican mi historia 😀

 

Y , ahora terminadas las vacaciones, ya estamos inmersos en la rutina diaria… aunque en el apartado de las actividades no somos tan rutinarios 😉