Marcelle, al fin

Hace tiempo que teníamos pensado ir a Marcelle pero al final siempre se nos chafaba el plan. El domingo pasado, así sin pensarlo, cogimos de bocatas, coche y niños y allá nos fuimos rumbo a Lugo.

La verdad es que a mi me gustó más que Cabárceno, y no me malinterpretéis que os explico. Cabárceno es mucho más grande, más espectacular, tiene muchos más animales en un entorno semi-en-libertad, espectáculos con los bichejos, etc. pero para mi fue muy cansado. Eso de subir y bajar del coche unas 30 veces para ver los animales me resultó agotador… y eso que no bajamos a Inés ni la mitad de veces del coche.

Marcelle es un sitio donde los niños ven también bichos, pasas el día de paseo y es todo más descansado. Además tienes un restaurante donde puedes comer carnes exóticas, así que tendré que volver para comer allí que me quedé con las ganas… pero una no hace los bocatas por la mañana en vano 😉

Y así como comentario final, comentaros que Marcelle cansa más a los niños que Cabárceno y como muestra mirad la última foto de las que os pongo a continuación. Eso fue al final del día… y claramente hay un ganador 😉

 

Y ahora sí que me despido hasta que vuelva de las vacaciones «gordas». Sed buen@s y no os quejéis que he hecho un esfuerzo para dejaros entretenid@s con 2 entradas y con fotos que dan más trabajo que las sencillas 😀